Desde La Quiaca hasta Cabo Vírgenes, la ruta 40 es la más larga del país y una de las más espectaculares del globo. Para descubrir Argentina de punta a punta.

Como una columna vertebral que vincula toda la cordillera de los Andes, la ruta 40 es la preferida para lanzarse en un recorrido increíble, con infinitos paisajes y climas, valles, montañas, bosques, salares, desiertos, lagos y ríos que tejen una experiencia maravillosa que puede rodearse de una libertad absoluta, legendaria y mítica.

Ruta 40 como destino turístico

A través de ella se pueden recorrer tres regiones turísticas y visitar once provincias. Se extiende por 5194 km tocando las dos puntas del país, Cabo Vírgenes en Santa Cruz y La Quiaca en el límite con Bolivia. La ruta tiene sus orígenes en 1935 y trae toda una herencia cultural e histórica que le agregan color y sabor. 

En el trazado de la ruta se insertan otras rutas emblemáticas como la Ruta de los 7 Lagos. Atraviesa varios parques nacionales y reservas naturales, conecta con los pasos cordilleranos, cruza escenarios con restos arqueológicos, transcurre por sitios considerados Patrimonio de la Humanidad.

Para conocer sus pueblos, itinerarios y curiosidades, la ruta es un destino en sí mismo. Sus sitios con valor cultural y su calidad escenográfica le dan diferentes tintes para intentar descubrirla. Además, la biodiversidad y los diversos climas permiten tener una experiencia reveladora según la estación del año que elijamos para recorrer algunos de sus tramos. 

Cuándo recorrer la ruta 40

El otoño y la primavera son ideales para recorrer la ruta 40 en cualquiera de sus tramos, por el clima más benigno a lo largo de toda su extensión. En la Patagonia es temporada baja para el turismo. Conducir en la ruta no requiere de tantos cuidados extremos como si fuera invierno. Y los colores estallan en estas épocas, mostrando todo lo maravilloso de la naturaleza. 

En el norte hay una convivencia del clima de montaña con el clima subtropical y la época de lluvias es el verano. El otoño deja atrás las altas temperaturas y el clima se va tornando más seco y templado. El invierno también es una buena decisión para recorrer los paisajes del noroeste, ya que el frío no es extremo y cuando sale el sol permite disfrutar de un calorcito en la piel.

Mendoza se considera la tierra del sol y el buen vino. Esta idea se puede extender a todo Cuyo. Las temperaturas más templadas son en otoño y primavera. El verano tiende a ser más lluvioso. El invierno no es tan inclemente y permite disfrutar del aire libre.

A lo largo de la ruta hacia el sur, la época estival tiende a ser una buena opción, sobre todo, en la Patagonia más austral, cuando las rutas están liberadas del hielo y la nieve. El verano y los primeros días del otoño son elecciones óptimas. Los días son más largos, ideales para disfrutar de las playas de los lagos del sur.

Patrimonio de la Humanidad

En toda su extensión, la ruta 40 atraviesa paisajes increíbles. Entre sus principales atractivos, hay varios sitios que se consideran patrimonio mundial.

Parque Nacional Los Glaciares. Su belleza natural lo hizo apropiarse del título de la Unesco. El campo de hielo comprende una vasta región de la cordillera.

Cueva de las Manos. Es un sitio arqueológico en Santa Cruz y, por su antigüedad, continuidad en el tiempo, belleza y conservación se declaró conjunto pictórico único en el mundo.

Parque Nacional Los Alerces. Los alerces que habitan el bosque son una de las especies más longevas del planeta Tierra. Su bosque milenario lo hizo acreedor de la distinción.

Parque Provincial Ischigualasto, o “Valle de la Luna”, en San Juan; Parque Nacional Talampaya, en La Rioja. Ambos parques resguardan tesoros arqueológicos y paleontológicos.

Quebrada de Humahuaca. Los pueblos de la quebrada surcada por el río Grande entretejen sus raíces culturales en una conjunción perfecta de paisaje y patrimonio arqueológico.

 La ruta 40 atraviesa paisajes increíbles
La ruta 40 atraviesa paisajes increíbles

Para muchos argentinos, la ruta 40 conforma un emblema de los viajes en auto. Un halo romántico envuelve los itinerarios por las rutas y, en este caso, hay muchos motivos para decidirse y conocer la ruta 40 y todos los paisajes que discurren a través de la mirada.


0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *